La conmemoración del Día de la Mujer es nacida de una historia sangrienta en donde el abuso, la explotación y la impunidad causó la muerte de 146 mujeres, algunas quemadas y otras muertas en la banqueta porque se arrojaron ante el temor de las llamas.

No fue gracias a las mujeres bonitas, amables, de bien y sobre todo de buena familia, sexis o acomodadas, lo lograron las revolucionarias, las indecentes, las no religiosas furibundas, las indignadas, las migrantes y de baja escala social…las que pedían mayor equidad en la vida conyugal y en la productividad…

Incendio en la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York.

El incendio de la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York el 25 de marzo de 1911 es el desastre industrial más mortífero en la historia de la ciudad de Nueva York y el cuarto en el número de muertes de un accidente industrial en la historia de los Estados Unidos.

El fuego causó la muerte de 146 trabajadoras textiles que murieron por quemaduras provocadas por el fuego, la inhalación de humo, o por derrumbes (y suicidio).

La mayoría de las víctimas eran jóvenes mujeres inmigrantes de origen judío e italiano de entre dieciséis y veintitrés años de edad. La víctima de más edad tenía 48 años y la más joven 14 años.

La tragedia se debió a la imposibilidad de salir del edificio incendiado y en llamas ya que los responsables de la fábrica de camisas habían cerrado todas las puertas de las escaleras y salidas, una práctica común para evitar robos y altercados.

Muchas de las trabajadoras que no pudieron escapar del edificio en llamas saltaron desde los pisos octavo, noveno y décimo a las calles.

El desastre en la fábrica textil de Triangle Shitwaist obligó a importantes cambios legislativos en las normas de seguridad y salud laborales e industriales y fue el detonante de la creación del importante Sindicato internacional de mujeres trabajadoras textiles (International Ladies’ Garment Workers’ Union) que lucha por mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras textiles.

El incendio ha marcado la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, después Día Internacional de la Mujer, que se celebra el 8 de marzo.

El 8 de marzo de 2011 se celebró el centenario del Día Internacional de la Mujer y el 25 de marzo de 2011 se cumplía el centenario del desastre de la fábrica textil Triangle Shirwaist.

Año 1909 y 1910 – Proclamación del día internacional de la Mujer Trabajadora

El 28 de febrero de 1909 se celebró por primera vez en Estados Unidos el Día de las mujeres socialistas tras una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos.

En agosto de 1910 la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, reunida en Copenhague, reiteró la demanda de sufragio universal para todas las mujeres y, a propuesta de la socialista alemana Luise Zietz, se aprobó la resolución propuesta por Clara Zetkin proclamando el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

La propuesta de Zetkin fue respaldada unánimemente por la conferencia a la que asistían más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finés (Finlandia). El objetivo era promover la igualdad de derechos, incluyendo el sufragio para las mujeres.

Año 1911 – Primera celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Como consecuencia de la decisión adoptada en Copenhague el año anterior, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora se celebró por primera vez el 19 de marzo en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de un millón de personas, que exigieron para las mujeres el derecho de voto y el de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

Años 1913 y 1914 – Día Internacional del Mujer antes de la Primera Guerra Mundial.

En 1913, en el marco de los movimientos en pro de la paz que surgieron en vísperas de la primera guerra mundial, las mujeres de Rusia celebraron su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de dicho año.

En 1914 en Alemania, Suecia y Rusia se conmemora por primera vez, de manera oficial, el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo. 

En el resto de Europa, las mujeres celebraron mítines en torno al 8 de marzo para protestar por la guerra y para solidarizarse con las demás mujeres.

Años 1922 a 1975 – Institucionalización del Día Internacional de la Mujer.

Después de la revolución de octubre, la feminista Alexandra Kollontai (que desde su nombramiento como Comisaria del Pueblo para la Asistencia Pública logró el voto para la mujer, que fuera legal el divorcio y el aborto) consiguió que el 8 de marzo se considerase fiesta oficial en la Unión Soviética, aunque laborable.

El 8 de mayo de 1965 por decreto del USSR Presidium del Sóviet Supremo de la Unión Soviética de la URSS se declaró no laborable el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Desde su aprobación oficial por la Unión Soviética tras la Revolución rusa de 1917 la fiesta comenzó a celebrarse en otros muchos países. En China se celebra desde 1922, en España se celebró por primera vez en 1936.

En 1975 la ONU comenzó a celebrar el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. 

En diciembre de 1977, dos años más tarde, la Asamblea General de la ONU proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

Esta adhesión de la ONU llevó a varios países a oficializar este día dentro de sus calendarios.

Año 2011 – Centenario del Día Internacional de la Mujer

En el año 2011 se celebró el Centenario del Día Internacional de la Mujer. También comenzó a operar la Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, también conocida como ONU Mujeres

El Día Internacional de la Mujer ha adquirido a lo largo del siglo XX una dimensión mundial para las mujeres del mundo. El movimiento internacional en defensa de los derechos de la mujer es creciente y es reforzado por la Organización de Naciones Unidas que ha celebrado cuatro conferencias mundiales sobre la mujer y ha contribuido a que la conmemoración del Día Internacional de la Mujer sea un punto de convergencia de las actividades coordinadas en favor de los derechos de la mujer y su participación en la vida política y económica.

Tomado de mundoclay.com

La heroína, Manuela Beltran

La heroína, Manuela Beltran

Misionera del movimiento de los comuneros de 1871” “Heraldo femenino de la Libertad”. Nacida en el Socorro. En la plenitud de una sana y cuajada lozanía, fue la primera mujer en la tierra colombiana que se atrevió a romper el símbolo de la dominación española en América. Alta y esbelta, su larga trenza negra le caía desde los hombros sobre el pecho. La boca de labios gruesos y sensuales, lucía un rancio gesto de altivez. Blanca la tez de suave tinte aperlado con el contacto del sol y el viento del templado clima socorrano.

Las piernas cruzadas de las mujeres de Barbacoas.

Colectivo de mujeres protestando por el olvido a sus carreteras en Barbacoas-Nariño/ foto Semana.com

Colectivo de mujeres protestando por el olvido a sus carreteras en Barbacoas-Nariño/ foto Semana.com

El periòdico El Tiempo registrò el pasado 30 de abril de 2013 que las mujeres del municipio de Barbacoas (Nariño), que se dieron a conocer al mundo en el 2011 por realizar una huelga de sexo para que se construyera una vía, se volvieron a pronunciar y señalan que se sienten engañadas por los gobiernos departamental y nacional. Sus voceras llegaron nuevamente a Pasto para solicitarles al gobernador de Nariño, Raúl Delgado, y al Ejército, encargado de la obra, que cumplan con los compromisos adquiridos en el pasado porque la situación en la carretera no ha cambiado.

“Se nos siguen muriendo en plena vía madres embarazadas, niños recién nacidos, porque tardamos dos o tres días para llegar a Pasto y eso nos preocupa”, dice desconsolada Margarita Quiñónez, auxiliar de enfermería del Hospital de Barbacoas.

Violencia de género contra las mujeres afro

 Ana Fabricia Córdoba,  líder Afro asesinada en Medellìn el pasado 3 de marzo de 2013/foto El Tiempo

Ana Fabricia Córdoba, líder Afro asesinada en Medellìn el pasado 3 de marzo de 2013/foto El Tiempo

El colectivo universitario DeLaUrbe registra que de las mujeres campesinas, las jóvenes entre los 15 y 32 años y las mujeres afrodescendientes son quienes más padecen situaciones de violenc ia, así lo indica Flor María Díaz, vocera de las Naciones Unidas para temas de género. Para Díaz, condiciones como ser mujer afro, no tener capacidad e independencia y económica y en algunos casos ser víctima de desplazamiento forzado hace que se aumenten las posibilidades de sufrir violencia de género.

Un factor que inciden para que se presente la violencia de género es la representación social de las mujeres negras, una marca que  las estigmatiza con imaginarios como mujeres de cuerpos calientes, verracas, fuertes o salvajes. Según Yeison Meneses, activista afro, esos discursos e imaginarios hacen que las mujeres afro sean más propensas a la violencia sexual.

Es así como las mujeres afrodescendientes deben enfrentarse a dos tipos de discriminación: el ser mujer y el ser negra, lo que lleva a una lucha para ser reconocidas más allá de los estigmas. Para Patricia Moreno, estudiante del Instituto Tecnológico Metropolitano y activista afro, “las mujeres de descendencia africana debemos enfrentar un montón de prejuicios relacionados a nuestra sexualidad, la violencia no se da solo de personas externas, sino también por nuestras parejas y padres que vienen de una cultura machista en la cual los golpes e insultos se siguen presentando”.

Precisamente la cultura también tiene gran influencia para el maltrato de las mujeres afro, este es el caso de Mónica Palacios*, quien ha sufrido la violencia desde los siete años por parte de su padre, generando problemáticas mayores no solo en ella como mujer sino en su familia.

Para Meneses la “exotización y erotización del cuerpo de las mujeres afro impulsa a la violencia de género, en donde la mujer negra puede ser la amante, pero no la esposa y esto no permite darle a la mujer un papel pensante, culta y que pueda ser la compañera en relaciones duraderas”, finaliza.

Cambiar imaginarios es el primer paso para combatir un problema social que ha estado presente desde tiempos remotos y que tiene muchas implicaciones a nivel social. Las mujeres afro deben enfrentar luchas internas y externas por obtener un lugar como sujetas de derecho y que les permita gozar de unas condiciones libres de dominación, discriminación y exclusión.

*Nombre cambiado por petición de la fuente