Orlando Lancheros, Procurador Regional del Chocò/ foto CalidadSànchez

Orlando Lancheros, Procurador Regional del Chocò/ foto CalidadSànchez

Y no se ha perdido un solo peso, coincidieron en manifestar los asistentes a la cumbre moralizadora realizada en Quibdó.

Estas fueron dos de las más importantes conclusiones que originó la reunión de la Comisión Regional de Moralización realizada este pasado jueves en Quibdó y cuyo propósito es vigilar desde la Procuraduría Regional, los recursos aprobados por el Gobierno Nacional para la construcción de la Villa Olímpica y que han suscitado un escándalo mediático, ante denuncias de posibles extravíos de los dineros.

Y con ella se desvirtúan las informaciones en el sentido que los recursos habrían tenido otros destinos. Crónica

Por AntonioSànchez/Fotoperiodista.

A Quibdó le están cambiando de pinta como si la fueran a invitar a una Danza Española. Pero aun en sus sienes merodean ribetes de pasajes no muy alegres que rememoran duros y sufridos momentos en que los Cimarrones tenían que aliarse con la selva para salvar sus vidas del yugo ibérico.

La nueva muda son su calle Alameda Reyes, propia para el disfrute nocturno, un departamento de policía que no tiene que envidiarle a su vecino el megacolegio departamental, nuevas y modernas vías pavimentadas, edificios de camisa y corbatín tricolor que juegan con la grisácea Catedral San Francisco de Asís.

Su gente, que a pesar de la alta desocupación, le rinden un homenaje al quijotismo y a la resistencia para sobrevivir haciendo lo que heredaron de sus ancestros: cantar, bailar y cocinar las mejores comidas.

Aunque la percepción de inseguridad hace que una gran mayorìa no salgan a rumbear como en épocas de antaño.

El único hospital se encuentra en cuidados intensivos hace más de treinta años. Se resiste a morir. Sus empleados no quieren tener un padre sustituto distinto a sus trabajadores que les gerencie su entidad. El Ministro de salud lo intervino y quiere darle un nuevo oxígeno.

Son entre otras, las más crudas realidades que esta ciudad capital que ya sobrepasa los 170 mil habitantes distribuidos en 146 barrios, 27 corregimientos y seis comunas

La pelota caliente de los juegos

Los pesares del Chocò se mueven como pez en el Atrato, su río patrio. Las redes sociales y algunos medios locales y nacionales han despertado las alertas de uno de los eventos más requeridos y soñados por los Chocoanos: los Juegos Deportivos Nacionales que se realizaron el pasado mes de noviembre, sin que se colocara un solo ladrillo en los escenarios de Quibdó.

En Istmina, Bahía Solano y Acandì, municipios subsedes y en donde se disputaron las disciplinas de Balonmano, Voleyplaya y Béisbol, respectivamente, las obras se ejecutaron a satisfacción para el eterno disfrute de sus pobladores.

Impulsado por el alto flujo de información en contra de Zulia Mena, exalcaldesa de la ciudad y jalonadora de las justas deportivas; y de otros mentores locales, aterrizamos en el aeropuerto Álvaro Rey Zúñiga, de Quibdó.

Con el nombre de El Caraño, la Aerocivìl desconoció la ordenanza 025 de 1971 de la Asamblea Departamental Chocoana. En las cartas de navegación borraron sin rubor alguno el nombre del primer piloto Chocoano Álvaro Rey Zúñiga, egresado de la Fuerza Aérea Colombiana, tal cual como descolgaron de las paredes en el Palacio de Nariño el cuadro de Juan José Nieto Gil, el primer presidente negro de Colombia

.IMG_1641IMG_1631

Estadio de Béisbol de Acandì/fotos:CalidadSànchez

Hablan los Concejales

Nos dimos a la tarea de saber qué había pasado con los recursos de los pasados Juegos Nacionales y en especial con los diseños de la villa olímpica, sus costos y ejecutores. Indagar sobre los terrenos, su potestad y los precios por hectárea.

Dijo la Contraloría, recientemente: “daño patrimonial al Estado” con “una presunta incidencia fiscal” por un valor de más de 9 mil millones de pesos, correspondiente a los pagos efectuados para la compra de lotes y para los diseños.

La quebrantada imagen del Chocò, plegada a las redes y a testimonios de la gente del común que confunde daño patrimonial con robo de recursos, estaba de boca en boca, desde el rapimotero hasta el embolador de la ya oxidada caseta del parque Centenario.

Suele ser comentario de taxista, cuando conoce que su pasajero va o viene del Chocò. “Allá todo se lo roban”. Es decir se colectivizan los hechos y los honrados que son la mayoría, son los más afectados

Pompeyo Paz, concejal de Quibdò/foto:CalidadSànchez

Pompeyo Paz, concejal de Quibdò/foto:CalidadSànchez

Danny Andrade, Concejal de Quibdò/foto:CalidadSànchez

Danny Andrade, Concejal de Quibdò/foto:CalidadSànchez

Pompeyo Paz y Danny Andrade, concejales del municipio le salieron al paso a los que ellos llamaron injustos comentarios y opiniones de prensa en contra del Chocò y en particular de los Quibdoseños, encabezados por su exalcaldesa y algunos profesionales de su entorno. Coincidieron en calificarlos de “mala leche y politiqueros”. En entrevista con El AfroBogotano, señalaron que no existe ningún detrimento o daño patrimonial toda vez que los diseños y estudios, y los lotes, sí existen y, que no se ha construido es porque Fonade no ha terminado su proceso de contratación por inconvenientes a última hora con los diseños, y porque el Municipio de Quibdó, no lo pudo hacer por una restricción para la ejecución de recursos nacionales impuesta en diciembre de 2014 por el Ministerio de Hacienda.

También dijeron los cabildantes que la Contraloría General de la República, fue asaltada en su buena fe y no recopiló de la propia fuente la información solicitada. Y que sobre los costos de los lotes, estos están por debajo de la Lonja y del avalúo comercial, es decir, lo que hoy en día se compra en 80 millones por hectárea, en inmediaciones de esa área o en las goteras de la ciudad, el municipio y la gestión de la alcaldesa Zulia Mena, lograron pagar hasta 40 millones por hectárea. Un precio favorable para la construcción de la villa olímpica.

“La plata de los escenarios está asegurada en nuestra Entidad”: Fonade.

Esta empresa industrial y comercial del Estado que funciona como entidad financiera y vinculada al Departamento Nacional de Planeación, es la responsable de la construcción de los escenarios de los juegos nacionales 2015 a través del convenio interadministrativo 215081 con Coldeportes y cuyo radicado es el 574.

El rol se descifra en realizar la gerencia y construcción de la infraestructura deportiva de obras como el Estadio de Atletismo, Coliseo Menor, Coliseo Metropolitano y vías y urbanismo.

Con el transcurrir de los días y la lectura de los diferentes documentos me iba quedando claro que el escándalo de los juegos tenía una razón fundamental: la desinformación.

Por ello, aplacé el viaje de regreso a Bogotá cuando supe que el acucioso señor procurador regional, Orlando Lancheros, había convocado a la comisión regional de moralización en cuya mesa tienen asiento entidades como Fonade, Coldeportes, la misma Contraloría, Contratistas, Alcaldía, Defensoría del Pueblo, Fiscalía General de la Nación, Consejo Seccional de la Judicatura, Gobernación del Chocò, Veedurías y público interesado, entre otras fuerzas locales. Al salón principal ubicado en tercer piso del ente disciplinario solo asistió El AfroBogotano como medio informativo

El equipo tècnico de Fonade liderado por Carlos Garcìa, en primer plano izquierdo/foto:CalidadSànchez

El equipo tècnico de Fonade liderado por Carlos Garcìa, en primer plano izquierdo/foto:CalidadSànchez

En punto de las nueve, del día jueves pasado inmediato los tres miembros de Fonade y a quienes apuntaban todas las miradas, le daban el último toque a su corta y ejecutiva intervención, luego que el jefe regional del ministerio público advirtiera que la cita daría cuenta de manera única de los avances de las obras y revisión de los compromisos adquiridos en la reunión anterior. “Aquí no vamos a hablar de titulares de prensa”, subrayó.

Carlos Andrés García, contratista de Fonade y supervisor del convenio reconoció el atraso del proyecto pero adelantó que se van a hacer los ajustes técnicos necesarios para que en el futuro no vuelva a ocurrir.

“Estamos a la espera que la Alcaldía de Quibdó nos entregue nuevamente los diseños reajustados, ante los inconvenientes de rectificación del terreno, el próximo 11 de Julio. De allí van a la Gobernación del Chocò, diez días después, y luego se entregarán a Fonade el 27 del mismo mes para iniciar la licitación y construcción”, dijo en entrevista al AfroBogotano.

Enfatizó el ingeniero civil que no habrá reducción de obra. Los escenarios se van a implementar de una manera diferente sin que pierdan la calidad y tamaño de los mismos. Subrayó para tranquilidad de los asistentes que los recursos que ascienden a la suma de 39.500 millones girados en diciembre por Coldeportes a Fonade, están debidamente guardados en los fondos de esta entidad y que así mismo harán cuando ingresen los 8 mil millones restantes. “Solo resta que nos entreguen los rediseños finales y arrancamos con las obras”, Terminó diciendo el profesional al servicio de la entidad del Estado.

Julio Álvarez, secretario de Infraestructura del municipio de Quibdó

“Hay una falta de información en todos los procesos que se generaron para habilitar a Quibdó para que realizara los juegos Nacionales 2015.

La definición de los lotes se hizo con el acompañamiento de Coldeportes. Visitamos zonas en el norte de la ciudad y de cuatro terrenos escogieron los más aptos por la topografía.

Julio Alvarez, secretario de Infraestructura de Quibdò/foto:CalidadSànchez

Julio Alvarez, Secretario de Infraestructura de Quibdò/foto:CalidadSànchez

“Revisamos el Plan de Ordenamiento Territorial y nos dice que en la zona de Cabì debe construirse la Unidad Deportiva de Quibdó. Y para que esto fuera posible, es decir, construir escenarios, se requería de un plan de implantación. Entonces se modifica el acuerdo 008 para posibilitar que se amplié el perímetro urbano de Quibdó. Se habilitan los lotes para construcción no solo de los escenarios de juegos nacionales, sino un lote para el desarrollo urbano de Quibdó, conjuntamente.

En el lote que se adquirió se contemplan 20 hectáreas para los escenarios deportivos, 23 hectáreas para vivienda de interés social , cinco hectáreas para hospital de tercer nivel y cinco hectáreas para el proyecto Ciudad Mujer, financiado con recursos de la embajada de los Estados Unidos. Se construirá un sendero ambiental, y la posible construcción de las sedes gubernamentales y las instalaciones de la Fundación Fiestas Franciscanas de Quibdó”

Isaías Chalà Ibarguen, Alcalde de Quibdó.

Isaìas Chalà Ibarguen, alcalde de Quibdò/foto: CalidadSànchez

Isaìas Chalà Ibarguen, alcalde de Quibdò/foto: CalidadSànchez

“Estoy muy contento que todo se haya aclarado y que la Procuraduría General de la Nación a través de su representante el doctor Orlando Lancheros, haya presidido esta comisión de seguimiento a los recursos de los Juegos Nacionales. Lo más importante es que aquí no se ha perdido ni un solo peso. La plata está allí y las obras se las vamos a entregar a los Quibdoseños, seguro que sí, periodista”.

Existe una discriminación estructural desde el Estado contra los pueblos Afro”, Luis Alberto Rivera Ayala, ex asesor jurídico de la Alcaldía de Quibdó

Luis Alberto Rivera, asesor Jurìdico de la Alcaldìa de Quibdò/foto: CalidadSànchez

Luis Alberto Rivera, asesor Jurìdico de la Alcaldìa de Quibdò/foto: CalidadSànchez

“Aquí, para hablar de desarrollo contextualizado y verdaderamente igualitario, en el Pacífico Colombiano necesitamos un tratamiento diferente frente a la ley y las lógicas de desarrollo impuestas desde el centro de país. En la que se ordena que todo proyecto de infraestructura tiene que estar provisto de servicios públicos; así las cosas, Guapi, Timbiquí, Buenaventura, Quibdó y todos nuestros municipios afro, si algo les hace falta es servicios públicos, y no por nosotros mismos, sino por la misma desatención del Estado.

Ahora exigirnos tener servicios públicos que es responsabilidad del Gobierno Nacional, para poder aplicar a recursos y proyectos de infraestructura social, es algo perverso.

En el Chocò no hay acueducto ni alcantarillado hace más de 50 años y sin embargo se construyó la Universidad Tecnológica del Chocò, la fiscalía, el batallón militar, el Sena, las 1.500 viviendas y otras obras importantes de la región, no obstante le quieren endilgar una penalidad fiscal al municipio, un castigo por atreverse a proveer de unos lotes para los juegos nacionales con la meta de dotarlos de servicios públicos sectoriales que es una posibilidad jurídica disponible hoy en Colombia.

Hoy, debemos aprovechar este ruido injusto y politiquero para exigirle al Gobierno Nacional que miremos cómo vamos a resolver el tema de los servicios públicos en todos nuestros municipios afro, en cómo aplicamos proyectos que den cuenta de nuestra realidad social, económica, étnica y de infraestructura; y en el caso específico de Quibdó. Que esa carga que nos pesa tanto desde el 2014 con la imposibilidad jurídica impuesta por el Ministerio de Hacienda de ejecutar recursos del orden nacional por una deuda de 6 mil millones que no hay forma de pagar, para que ese tema lo arreglemos y no siga el país en caminos del desarrollo y Quibdó rezagándose. Eso, se llama discriminación estructural del Estado».


Conocimos, sorprendidos, que La Unidad Deportiva de Quibdó se proyecta como un nodo de equipamiento deportivos y recreativos a escala regional.

Que la “Nueva Quibdó” sería una zona de desarrollo urbano integral, ubicada sobre una nueva área urbana, que plantea unos múltiples dotacionales, en la que a futuro podría ser ubicado el uso residencial con servicios óptimos y altos estándares de habitabilidad; dotando a su población con equipamientos especializados en actividades de deporte formativo y competitivo; recreación activa y pasiva y servicios complementarios, implementado un proyecto de desarrollo humano.


“En Quibdó se han construido las obras más importantes sin que la ciudad tenga acueducto y alcantarillado” Corando Velásquez.

Así lo dice el destacado ingeniero constructor Conrado Velásquez, quien tiene la responsabilidad de reajustas los diseños y entregarlos el próximo 11 de Julio para que el proceso no tenga tropiezo alguno. De lo contrario los organismos de control tienen la fija mirada en este compromiso, ante la demora ampliada en el inicio de la construcción de las obras.

Lo invitamos, de acuerdo a su experiencia, para que nos contara sus reflexiones al respecto

“En Quibdó la capital del Choco, hoy solo el 18% de la población recibe agua potable proveniente de un sistema de acueducto construido hace casi 70 años a pesar de las inversiones que se le ha hecho a lo largo de estas décadas a través de los diferentes programas del gobierno nacional como INPES, PLAN COLERA, CORPES DE OCCIDENTE, BID PLAN PACIFICO entre otros.

Por fortuna la población cuenta con el acueducto celestial, gracias a que está ubicada en la segunda región más lluviosa del mundo, el 100% de las edificaciones de cualquier condición socio económica, viviendas, edificios institucionales, comerciales, hoteles e instituciones educativas entre otros, se dotan a la medida de sus posibilidades de un sistema sectorial de recolección y suministro de aguas lluvias y últimamente, se viene utilizando la captación de pozos subterráneos aljibes o acuíferos supliendo así la falta del servicio público de acueducto.

Para la recolección y disposición final de aguas residuales la situación no es diferente, puesto que este sistema a nivel de servicio público solo cubre al 26% de la ciudad y el resto de la población utiliza soluciones puntuales y sectoriales como quebradas, ríos, letrinas, pozos sépticos y PTAR según sus posibilidades.

El perímetro urbano del municipio está delimitado por el rio Cabì y la quebrada el Caraño, estos puntos son fáciles de identificar por sus puentes, y es imposible en este perímetro encontrar al menos una (01) hectárea de terreno con servicios públicos y menos 72 hectáreas.

Por esta razones antes expuestas, para la proyección de la ciudad y la necesidad de implantar proyectos importantes del momento como el Centro Comercial Cabì, Conjunto Residencial Villa de Asís, Cetro de Servicios del Aeropuerto el Caraño, Ciudadela MIA, Centro Logístico Caramanta, Central de Abastos, Borde Balais y todos los proyectos con desarrollo superiores a 100.000 metros cuadrados, deberán apostarse fuera del perímetro de la ciudad y utilizar soluciones sectoriales para proveerse de agua potable y tratar y disponer de manera segura las aguas residuales.

No hay que ser un urbanista para concluir lo anterior y para inferir que para la construcción de una UNIDAD DEPORTIVA como la que proyectó la Alcaldía de Quibdó requiere una extensión de tierra al menos de 3.5 hectáreas y se debe adquirir una cantidad similar para rodearla de un desarrollo en viviendas, servicios, comercio, educación y salud, permitiéndole la sostenibilidad acompañado de un sistema vial, desde donde inicia la vía Circunvalar, hasta el rio Atrato.

Plano de urbanismo e implantaciòn/ foto: archivo particular

Plano de urbanismo e implantaciòn/ foto: archivo particular

Los terrenos que adquirió el Municipio de Quibdó por un precio de $4.000 por metro cuadrado hoy tiene un valor de $15.000 por metro cuadrado, aprovechando para la ciudad una oportunidad de negocios única con una ubicación privilegiada.

Sin embargo, luego de la adquisición saltó a la palestra un proceso Jurídico en contra de uno de los vendedores (Salín Bechara Simanca) y una orden judicial determinó dejar aislada una porción de terreno que generó la modificación del diseño urbanístico inicial y su plan de implantación lo cual será entregado de manera definitiva en este mes de julio para que FONADE, entidad encargada de la ejecución de las obras inicie los procesos licitatorios y de comienzo a los trabajos de construcción a más tardar en el mes de Noviembre de 2016.

Junto con la Unidad Deportiva de Quibdó, también se diseñaron el Coliseo de Istmina, La cancha de Voleiplaya de Bahía Solano y el Diamante de Beisbol de Acandì. Estas obras fueron ejecutadas por cada administración municipal y se utilizaron en las justas de los XX juegos Nacionales, con beneficios sociales y culturales invaluables.

Forma parte de este paquete además el Coliseo el Jardín de Quibdó, que se inició su adecuación y se interrumpió para dar paso a las actividades de los XX Juegos Nacionales. Ya se reanudaron los trabajos y se espera que esté totalmente remodelado a finales del mes octubre del 2016”.


 

IMG_2843 IMG_2846 IMG_2912 IMG_2913 IMG_2918 IMG_2920 IMG_2924 IMG_2931 IMG_2932 IMG_2946