Se trata de Daniel Garcés Carabalí, un hijo de Timbiquí-Cauca y uno de los talentos humanos mejor preparados en resolver conflictos interéctnicos y de derechos humanos. A sus 36 años, es considerado como un brillante y disciplinado activista dedicado a promover y participar en espacios de concertación que resuelvan problemáticas y reduzcan la brecha de la inequidad dentro de las comunidades negras, raizales, afrocolombianas y palenqueras. 

Por: Antonio Sánchez

Es Académico, dirigente y activista social y político, y recién graduado en  Ciencias Jurídicas y Políticas, de la Universidad Pablo de Olavide en Sevilla, España . Daniel Garcés Carabalí , ha sido uno de los líderes afrocolombianos más efectivos e influyentes en impulsar acciones comunitarias, académicas e institucionales en función de la materialización de derechos del  pueblo afrocolombiano, y defensor acérrimo de los acuerdos  de paz con inclusión étnica y social. Inicio su trayectoria académica en el 2006 como Administrador de Empresas Agropecuarias de la Fundación Universitaria de Popayán y su labor como activista por los derechos humanos de los afrocolombianos lo motivó a formarse como Magíster en Derechos Humanos, Interculturalidad y Desarrollo de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, España.

Hizo parte del equipo que recayó el capítulo Étnico para La Paz e incidió en su inserción en el acuerdo final de paz de la Habana.

Dentro de su trayectoria como activista y dirigente, se resaltan su calidad de miembro en la Red de Jóvenes Afrodescendientes de América del Sur, Centroamérica y del Caribe, desde donde impulsó diversas iniciativas para el fortalecimiento de los procesos organizativos de jóvenes en Colombia y Latinoamérica,  la participación en  la  preparación  de la Tercera Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las formas conexas de intolerancia que dio como resultado la Declaración y Programa de Acción de Durban (2001), e integración del Comité Internacional Evaluador de dicha conferencia en las conferencias regionales de 2006 y 2008 de la mano del gobierno de Brasil, liderado por Luis Ignacio Lula Da Silva. A nivel local y regional, impulsó la formulación de los planes de manejo ambiental y ordenamiento territorial de los consejos comunitarios del Municipio de Timbiquí (Cauca) la formulación del plan de etnodesarrollo zonal de la costa pacífica caucana, la creación de la Asociación de Consejos Comunitarios de Timbiquí y la Agenda Común para la Gobernabilidad en los Territorios Ancestrales del Pueblo Afrocolombiano del Pacífico y los Valles Interandinos; esta última, como una de las iniciativas más  incidente en la gestión de derechos ambientales y territoriales en la región del pacífico.

La agenda Afro y PCN.

El Dr. Daniel Garcés Carabalí, también se desempeñó como coordinador del Equipo Técnico que formuló la propuesta de reglamentación integral de los Capítulos IV, V, VI y VII de la Ley 70 de 1993, el cual es la base del capitulado puesto en consulta previa hoy. Ante la crisis de los espacios de participación de las comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras, desde su condición de asesor en el instituto colombiano de desarrollo rural INCODER, junto con dirigentes afrocolombianos de la talla de Carlos Rosero, Silvio Garcés, Pastor Murillo y Cesar García, ideó y puso en marcha  en el año 2013 la realización del Primer Congreso Nacional del Pueblo Negro, Afrocolombiano Palenquero y Raizal, el cual se constituyó en un escenario fundamental para colocar nuevamente en el centro del movimiento social afrocolombiano y de los estamentos del Gobierno, la agenda de derechos del pueblo afrocolombiano en el país.


Un hijo de Timbiquí- Cauca

Sus padres: Daniel Garcés Aragón y María Doris Canchimbo. Casado con Beatriz Josefina Niño Endara, (en la gráfica) abogada de la Universidad Externado de Colombia y especialista en Derecho Contractual y Relaciones Jurídico Negociables de la misma universidad y Especialista en Gestión Pública de la UNAD.               

Sus hijos. Juan Daniel Garcés  y Martín Garcés de 5 y 4 años respectivamente. residenciados en Bogotá DC. 


Los jurados de la tesis fueron, de izquierda a derecha, los doctores Edyleni Tome Da Mata, de Africa y profesor de la UPO, Elías de Medeiros Neto y Jonathan Barros Vita, profesores de la universidad de Marilia-UNIMAR / foto: archivo privado


Pasar de la queja a la conciencia política

“Me siento satisfecho con el trabajo realizado a lo largo de estos años, con la conciencia plena en los desafíos que tenemos como pueblo, y es a lo que me apresto ahora en ayudar a construir una perspectiva política con argumentos científicos que lleven al pueblo negro de Colombia a otro nivel, al nivel de dignidad histórica que nos merecemos. Este es un trabajo que habrá que hacer autosuperandonos, superando también las mezquindades que circundan el proceso organizativo y construyendo juntos entre hombre y mujeres de diferentes vertientes el poder político y participativo que nos merecemos en esta nación.                

Participar entonces de mejor manera en las decisiones que nos afectan como pueblo y al país implica un cambio de posición, elevar nuestro nivel de conciencia y movilizar de otra manera a los ciudadanos Afrocolombianos haciéndoles conscientes de su ciudadanía y ejercitándola. Pasar de la queja a la conciencia política que posibilite el mejoramiento de las condiciones de vida de nuestra gente y promoviendo nuevos escenarios que empoderen social, económica y políticamente a los Afrocolombianos y con ellos la construcción de un mejor país, un país en el que todos, Afrocolombianos, Indígenas, campesinos y citadinos podamos vivir con respeto y dignidad.                       

En otras palabras, necesitamos construir una nación de nacionalidades y para el siglo XXI”         

             

         

“Agradezco el apoyo permanente a mis padres, mi esposa e hijos; por el  acompañamiento en los diversos momentos vividos en el proceso de investigación, la paciencia por largas jornadas de ausencia para mis hijos que hoy se ve recompensado en este título que les entrego como señal de trabajo, constancia y disciplina y como desafío para su propio crecimiento”.