Desde Fontibón en Bogotá fueron llevadas hasta Acandí en el Chocó, las tres plantas generadoras de energía que aún no funcionan./ foto: Prensa IPSE

Mientras los apagones y súbitos voltajes que las tres plantas de energía han ocasionado la quema de electrodomésticos, el IPSE, señala que tanto el desperfecto mecánico y un inadecuado manejo de las mismas, es lo que tiene en la oscuridad al municipio fronterizo de Acandí.

“Nos hicieron conejo con esas plantas viejas”, le dijeron a este cronista algunas voces inconformes de esta población costera

Por Antonio Sánchez/ El AfroBogotano.

El AfroBogotano les entrega la primera parte de un recorrido por estas riquísimas y placenteras tierras del Darién Chocoano: su gente, su turismo, sus precariedades, sus anhelos y también las promesas incumplidas que les hicieron los políticos en tiempos de campaña. Crónica.

Los 3.300 kilovatios que iluminarían las calles de Acandí, enfriarían los jugos, carnes, pescados y el agua en las neveras, que impulsarían los ventiladores para sofocar los 28 grados de temperatura y prender los computadores para que los niños puedan estudiar, no han funcionado de manera permanente, luego que, desde el pasado mes de abril los 8 mil habitantes celebraron con bombos y platillos la llegada de las tres plantas de energía, ninguno de los tres equipos generadores que costaron más de 2 mil millones de pesos, sirven para que encienda un bombillo de los hogares Acandileros.

El Viaje

El avión de 19 pasajeros comercializado por El Grupo San German Express, entidad prestadora de servicio de transporte de pasajeros a paradisiacos lugares del Pacífico y Darién Caribe, entre otros destinos de Colombia, se alzó sobre las montañas antioqueñas para perfilar su ala izquierda rumbo a Acandí, municipio fronterizo con Panamá, sitio de extensas y blancas playas que hospedan por estos días a las voluptuosas tortugas en desove, zona de quesos frescos, de pescado que aun respira entre sus canoas y una gente amable que recibe al turista con una sonrisa como si nunca hubiera sufrido en la vida y nada le faltara.

De los 20 mil pies de altura bajamos a cero metros sobre el nivel del mar. Luego de 50 minutos de haber despegado del Olaya Herrera, el aeropuerto Alcides Fernández, de Acandí, nombre en honor al misionero y piloto claretiano, nos acogió con fina cortesía.

El Grupo San German donó la remodelación del aeropuerto Alcides Fernández, de Acandí, y es el encargado de operar los vuelos en esta zona del país en modernas y cómodas aeronaves/ foto: Antonio Sánchez.

Exótica bienvenida

Al llegar, los vivos colores de las banderas de Colombia, Chocó y Acandí se distinguen por entre la ventanilla del avión como una marca de la soberanía y un flameo de bienvenida a los visitantes. El aterrizaje y despegue de los aviones son la distracción y disfrute de niños. A falta de un moderno parque, los infantes junto a sus padres acuden al juego de ver los aviones.

Este terminal aéreo está compuesto por una agradable casita con 10 sillas, un baño, un policía, una pesa para el equipaje y carretilla para equipajes, una de dos puertas que comunica a la plataforma, y una joven y bella morenaza que trabaja en la oficina de cultura y turismo municipal, recibiendo a los pasajeros con un gel antibacterial que lo aplica como antesala a la pregunta del nombre y a la identificación de sus nuevas visitas. Pensé que era el único rostro hermoso de Acandí.

Aeropuerto Alcides Fernández, de Acandí / foto: Antonio Sánchez

La recién remodelada instalación del aeropuerto por parte de la empresa privada El Grupo San Germán, hace parte de un aeródromo que no tiene torre de control ni carro de bomberos. En sus 30 metros cuadrados no caben más de 50 viajeros al mismo tiempo y en los 1.500 metros de longitud de la pista solo aterrizan avionetas y otras aeronaves como el avión Hércules C130, que lo pueden hacer en pistas cortas.

El parqueadero del aeropuerto es para emocionarse cuando allí se llega: motocicletas, bicicletas, coches halados por robustos caballos y aseadas yeguas que, una vez terminan su jornada aeroportuaria se dedican al transporte de arena y víveres que traen los barcos desde Turbo y Cartagena. La cafetería, que pudiera ser un punto de venta de refrescos, tintos, víveres, quesos, pescado ahumado, postales y otros productos, no existe.

Todos estos conductores de la única terminal aérea de Acandí, están a la espera de un pasajero para ganar sus primeros pesos. El visitante elige el vehículo para transitar durante 20 minutos en coche sobre la primera calle sin pavimentar que lo llevará al casco urbano, rumbo sur. Al norte, esta recta carreteable lo conduce al corregimiento de Peñaloza, apellido del padre del exalcalde de Bogotá, filántropo Bogotano él, que fue homenajeado por haber regalado 20 pesos para la construcción de la escuela, nos cuenta la exalcaldesa Lilia Córdoba, nieta del líder fallecido Benito Córdoba, donante de la mayoría de estos terrenos.

El atractivo río Tolo, un manantial de agua pura que recibe a turistas y es orgullo de la riqueza biodiversa del corregimiento de Peñaloza. / foto: Archivo privado

En las tierras de Peñaloza hay más de 70 viviendas que hacen del río Tolo su mejor compañía. Les surte de agua para sus cultivos y consumo, lo disfrutan en familia gracias a cristalinas y refrescantes aguas, y por su exuberancia y pureza bien puede ser un hermanito del Tutunendo en Quibdó, del Uva en Bojayá, del Máncamo en Nóvita y del Tigre en Unguía. Es un feliz y casi que erótico espectáculo caminar sobre su lecho mientras los pececitos de colores juguetean con sus dedos en busca de unas boronas de pan.

Acandí que significa rio de hacha en lengua kuna y que luego fue degenerado a río de piedra, celebra sus fiestas novembrinas con grupos musicales a los que sus lugareños le llaman papayeras; sus corralejas, el desfile y presentación de grupos folclóricos y musicales se suman a la variada oferta de la fiesta ambientada también por el Vallenato, aire musical que predomina en la zona como el ancestro cultural que llegó de la mano de sus migrantes Cordobeses, Cartageneros y del Atlántico, principalmente.

Las fiestas de la gallina criolla en Peñaloza que se realizan entre el 29 de septiembre al 2 de octubre y las fiestas del rio en el corregimiento de Caleta, en el mes de marzo, son las festividades de agua dulce más apetecidas por sus ciudadanos y turistas

Los Acandileros por fin tendrían un moderno hospital/ foto: El AfroBogotano

Acandí tiene una bellísima iglesia, un parque por arreglar, una vieja cancha de fútbol que sigue soñando con tener un césped o una gramilla sintética, una carrera primera que el mar se la come a pedacitos, un palacio municipal por modernizar, unas instalaciones del concejo municipal sin aire acondicionado, una moderna estación de policía que en tres meses se inaugura, un hospital en construcción que, luego de tantas denuncias a los contratistas por fin será una realidad. Para sus transacciones financieras tiene una sede del Banco Agrario, tiendas del Banco de Colombia y oficinas de correo postal y de pagos en línea.

En este biodiverso paraje fronterizo entre Colombia y Panamá, se vienen desarrollando proyectos como la electrificación de Acandí Seco y la pavimentación de la vía Acandí-Peñaloza, entre otros, viabilizados por la exalcaldesa Lilia Córdoba.  

En un debate en el Concejo Municipal sobre las basuras, cobijado por la escasa iluminación y el intenso calor en el recinto ante la falta de ventilación, los ediles, en cabeza de su presidenta Yubis Francelis Cano, escucharon de la gerente de servicios públicos de Capurganá, la arquitecta Victoria Rodríguez, la exposición sobre la difícil situación ambiental y de saneamiento básico por la que atraviesa este paraje turístico de la zona norte del Chocó. “Dado que la solución del relleno sanitario es responsabilidad por ley del municipio de Acandí, le solicito al alcalde Alexander Murillo y a los respetables concejales unirse a esta urgente solución colectiva para los habitantes de Capurganá y sus visitantes.” dijo la funcionaria a los miembros de la duma. Fotos/ Antonio Sánchez

Las basuras, responsabilidad de los entes municipales.

DECRETO 1713 DE 2002 (agosto 06) Modificado por el Decreto Nacional 838 de 2005 «Por el cual se reglamenta la Ley 142 de 1994, la Ley 632 de 2000 y la Ley 689 de 2001, en relación con la prestación del servicio público de aseo, y el Decreto Ley 2811 de 1974 y la Ley 99 de 1993 en relación con la Gestión Integral de Residuos Sólidos».

Artículo 7°. Prestación del servicio en zonas marginadas. Los municipios y distritos deben asegurar en todo momento, directamente o a través de las personas que presten el servicio de aseo, la prestación a todos los estratos socioeconómicos incluyendo las zonas marginadas. Para ello deberá planificarse la ampliación permanente de la cobertura, de acuerdo con el crecimiento de la población.

Artículo 8°. Modificado por el Art. 2, Decreto Nacional 1505 de 2003. Plan para la Gestión Integral de Residuos Sólidos- PGIRS. A partir de la vigencia del presente decreto, los Municipios y Distritos, deberán elaborar y mantener actualizado un Plan Municipal o Distrital para la Gestión Integral de Residuos o desechos sólidos en el ámbito local y/o regional según el caso, en el marco de la política para la Gestión Integral de los Residuos expedida por el Ministerio del Medio Ambiente, el cual será enviado a

Tres elefantes blancos

La oscura adquisición de las 3 plantas de energía va camino a convertirse en otros tres elefantes blancos, dentro de las obras que se construyen en el departamento Chocó, la no funcionalidad de las mismas tiene en vilo al sector de la salud, el comercio y al estudiantado de Acandí, principalmente.

Vista parcial de la planta de generación de energía de Acandí / foto: Prensa IPSE.

“Fue un gran esfuerzo el que tuvimos que hacer para que el Ministerio de Minas y el IPSE, aprobaran el proyecto que presentamos en mi administración, toda vez que Acandí necesitaba salir de la oscuridad”, le dijo al AfroBogotano la exalcaldesa Lilia Córdoba; de otro lado, el pasado 16 de abril, el actual alcalde de la población, Alexander Murillo, anunció mediante comunicado de prensa la llegada de las tres plantas de energía. Sin embargo 11 meses después las 3.127 familias están a punto de caminar a ciegas durante la noche. Hombres y mujeres coinciden en afirmar que: “Todo parece indicar que las plantas se fundieron al pisar tierra Acandilera”, luego de recorrer 350 kilómetros desde la fábrica en Fontibón- Bogotá.

Cuando visitamos las instalaciones del parque eléctrico de ENCELCA, la empresa que administra el servicio de energía de la población y gerenciada por Carlos Ruiz, nos encontramos con los funcionarios del IPSE ocupándose del hasta ahora incorregible desperfecto de los tres nuevos equipos generadores, que le darían 24 horas de servicio de energía permanente a la población. “Allí están revisando la planta número uno a ver si se puede poner en funcionamiento” dijo entre preocupado y apenado el gerente eléctrico. Comprendí su alicaído estado de ánimo cuando un amplio sector de la comunidad denunció el daño de sus electrodomésticos por las súbitas alzas de la corriente eléctrica al momento de prender los averiados equipos. Denuncias que crecen día a día con el descontento porque nadie les responde por los daños en sus equipos de televisión, enfriadores, aires acondicionados y ventiladores, entre otros. Los cinco televisores que se quemaron en el Hotel Rasamar, es solo un ejemplo y minoría de los damnificados de esta tragedia en materia de servicios públicos que vive esta población chocoana. El basurero es otro problema que sube como las olas de su mar Caribe.

¿Y quién es el culpable?

La comunidad no tiene claridad sobre quiénes son los culpables de que las plantas no funcionen, entre tanto, su preocupación es el día a día dentro de sus actividades sin el fluido eléctrico y el daño y perjuicio al quehacer laboral, además, esperan que alguien les responda por la quema de sus electrodomésticos ante los altibajos de la corriente eléctrica. “Las plantas se compraron fue para que nos suministrara la energía durante 24 horas”, señala Milena Bravo, quien seguidamente denuncia que sus hijos se sienten perjudicados notoriamente en su aprendizaje escolar.

El AfroBogotano habló con José David Insuasti Avendaño, director del Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para Zonas no Interconectadas-IPSE.

José David Insuasti Avendaño, director del IPSE/ foto prensa IPSE

El AfroBogotano, – ¿Cuánto costaron las tres plantas de energía que enviaron a Acandí?

José David Insuasti, – El costo de las 3 plantas generadoras de Acandí fue de $2.112.808.897 (adquisición y transporte).

El AfroB, – ¿Cuándo fue la entrega de las plantas a la empresa de energía ENSELCA de Acandí?

J.D.I,-  El IPSE debe hacer la entrega a la entidad operadora del servicio, que es EMSELCA. Aún no se ha realizado la entrega formal a la empresa debido a las eventualidades por el tema de la pandemia. Sin embargo, por solicitud de la comunidad y la urgente necesidad del servicio, se pusieron en funcionamiento las 3 unidades, en todo momento operadas por EMSELCA, los siguientes días:

Unidad 1: entró en operación 8 de julio de 2020

Unidad 2: entró en operación 13 de junio de 2020

Unidad 3: entró en operación 13 de junio de 2020.

El AfroB, – ¿Cuáles son las causas de los daños de las plantas que aún no entran en servicio?

J.D.I,-  Las 3 unidades de generación, instaladas por el contratista Industrias Ivor Casa Inglesa, entraron en operación según lo indicado en la pregunta anterior y se han mantenido en servicio desde entonces, en contexto con los siguientes registros: la primera se encuentra en operación y lleva 1.700 horas de servicio y las otras dos actualmente se encuentran fuera de operación, no obstante la segunda alcanzó a tener 1.653 horas de servicio hasta diciembre de 2020 y la tercera 3.040 horas hasta febrero de 2021 respectivamente.

Las causas de las fallas que se han presentado han sido de tipo mecánico, específicamente en sistemas de actuadores, sistema de refrigeración, activación de alarmas, entre otros eventos que han determinado la salida de operación en momentos específicos.

Lo anterior se evidencia producto del seguimiento del IPSE, así como los informes enviados por el contratista ejecutor y lo reportado por EMSELCA.

Al realizar validaciones con los técnicos certificados de Industrias Ivor Casa Inglesa, el IPSE puedo evidenciar que las fallas que se han presentado se deben en su gran mayoría a un inadecuado manejo de las mismas.

Las tres nuevas plantas de energía que no solucionan el problema energético de los Acandileros, fueron transportadas hace un año por un barco de las Armada Nacional/ foto Prensa IPSE.

El AfroB, – ¿Por qué el IPSE no cambia las plantas por otras nuevas para que presten un debido y permanente servicio?

Las unidades de generación han prestado el servicio como se explicó en la pregunta anterior.

En este momento el contratista del IPSE se encuentra realizando los ajustes correctivos para tenerlas nuevamente a punto dado que el contrato se encuentra en una etapa de garantía, por lo tanto, se le está dando la oportunidad al contratista para responder según los tiempos estipulados que tiene para ello.

Es de resaltar que el marco del contrato suscrito entre el IPSE e Industrias Ivor Casa inglesa se adelantaron capacitaciones al personal que opera en la central de generación y se suministraron los manuales de operación y mantenimiento que establece el fabricante.

Adicionalmente, el IPSE se ha comprometido con realizar nuevas capacitaciones al personal, en alianza con el SENA, para garantizar las buenas prácticas para una correcta operación y prevenir futuras fallas.

Sumado a esto, el IPSE trabaja por la continuidad del servicio en el municipio de Acandí, para lo cual se adelantan las gestiones, en articulación con la Alcaldía, para trasladar una planta adicional mientras se hace la entrega oficial de las otras tres en mención. 

Al cierre de esta edición, el gerente de la empresa ENSELCA, Carlos Ruiz, informó que los técnicos de la empresa suministradora de las plantas, están trabajando para colocarlas en servicio.

Contrato de adquisición de las plantas.