Así lo denunció Sergio Linares, el médico de este fronterizo y paradisiaco lugar del Chocò que cumple 14 días sin energía eléctrica por culpa de la burocracia del Ministerio de Minas y cuyas pérdidas según los comerciantes ascienden a más de tres mil millones de pesos.

Por AntonioSànchez/fotoperiodista

El puesto de salud Lascario Barbosa, de Capurganà, tiene cuatro habitaciones, tres bombillos que por estos días no alumbran, una batería que debe ser cargada en el motor impulsado con gasolina de propiedad del restaurante vecino

La cocción de los alimentos a los comensales nativos y turistas ya empieza a escasear ante el invivible ola de calor en sus habitaciones y el poco líquido refrigerado para el consumo

Por estos días está prohibido enfermarse.  Las altas temperaturas y la falta del fluido eléctrico han convertido a este pequeño centro asistencial en una caldera. La tranquilidad de sus calles empedradas y polvorientas fue reemplazada por el ronquido de pequeñas maquinas productoras de energía acostadas en los andenes.

Y ese ruido estrepitoso en el único puesto de salud de Capurganà brilla por su ausencia, denuncia el galeno, quien señala no contar  con una planta eléctrica, con un equipo de rayos x, laboratorio en ninguna  de las áreas; la sistematización no existe y el único electrocardiógrafo funciona a base de una batería recargable.

Los males de Capurganà  se reflejan en los rostros de los pacientes que visitan por estos días al puesto de salud. Dolor de cabeza por las altas temperaturas y un alto desempleo; gastroenteritis a falta de una alimentación a tiempo y balanceada; la diarrea se desprende entre otras por la falta de agua potable.

Sergio Linares, mèdico de Capurganà/ foto: CalidadSànchez

Sergio Linares, mèdico de Capurganà/ foto: CalidadSànchez

Este joven médico Bogotano que cumple seis meses trabajando en la zona y a la cual le declara su amor por la hermosura de sus playas y el don de su gente,  no escapa a las inclemencias por las que atraviesan los 2.500 habitantes del lugar. Junto con sus dos enfermeras son los responsables sin lugar al cansancio, de vigilar la salud de los Capurganaleros. “trabajamos con el papel y nuestro conocimiento. Muchas veces acudimos al vaticinio para reemplazar la falta de los equipos, con el fin de evitar complicaciones en los enfermos”, recalca

Conocimos que el centro médico amenaza  colapsar. Los 400 inmigrantes Cubanos y Africanos que a diario pisan este territorio, rumbo a Panamá y como meta a los Estados Unidos, se ha convertido en un tema de salud pública para Capurganà. La mayoría de estos aventureros llevan sobre sus brazos a niños y niñas que no han cumplido su primer año de vida. Consigo traen algunas enfermedades que no tienen como remediar en este corregimiento que pertenece al municipio de Acandì.

Los achaques de Capurganà se han venido acumulando día tras día por culpa de la desatención Estatal y Gubernamental. Dice el doctor Linares que  no se necesita saber de matemáticas para descubrir que los recursos de la salud se desvían hacia otros destinos, ocasionando un daño irreparable a las familias de esta comarca.

Por eso, señala, que el pueblo cumplió 14 días sin energía eléctrica y  “tenemos que saturar y sanar heridas a punta de vela”.

Entre tanto la comunidad coincide en culpar a la burocracia del Ministerio de Minas y a su Instituto IPSE. Entidad responsable de arreglar los daños de la línea que interconecta al municipio costero sobre el Caribe con sus corregimientos de Capurganà, Sapzurro y La Miel en Panamá.

Claudia Montoya, directora ejecutiva de la Asociaciòn de Prestadores de Servicios de Capurganà, Apreservar/foto: CalidadSànchez

Claudia Montoya, directora ejecutiva de la Asociaciòn de Prestadores de Servicios de Capurganà, Apreservar/foto: CalidadSànchez

“El impacto de la falta de energía es mayor porque veníamos de tener un servicio de hasta las 24 horas. El IPSE se llevó la planta de Capurganà para Acandì y nos dejó en las tinieblas.

El daño y el perjuicio es inmenso porque adicional a los perjuicios económicos, genera un desgaste de imagen ante el país y el mundo. Capurganà y Sapzurro son destinos turísticos importantes.

No entendemos por qué el  Ministerio de Minas y su Instituto de Planificación y Promoción  de Soluciones Energéticas para las Zonas no Interconectadas, IPSE,  aprueba una multi millonaria suma de dinero para arreglar las redes internas y descuida la red principal que es la que alimenta a todo el corregimiento, es decir, debiera arreglar la interconexión que es la que  nos tiene a oscuras hace más de 10 días”.

Lesdy Carina Torres Asprilla, docente

IMG_3420

“Esta suspensión de la energía viene afectando notablemente, en lo social y en lo académico. Los costos de la canasta familiar se dispararon. El calor es impresionante y el ambiente escolar es insoportable. No hay servicio de fotocopiadoras, computadores y otras ayudas electrònicas y didácticas que requieren energía.

Somos Chocò, somos Colombia. No merecemos tener una interconexión como en otras ciudades del país.

La gente que viene a visitarnos se lleva una buena imagen de Acandì y Capurganà pero no saben que allá en la otra Colombia nos tratan como ciudadanos de segunda clase”

Mireyla Palacios, comerciante

Exigimos al gobierno nacional que sea responsable con Capurganà y solucione prontamente esta situación. El presidente se comprometió con planta de generación para Capurganà y hasta el momento. Nada

Estábamos preparados para un turismo de medio año y nos tocó botar pescados, carnes y lácteos

Llamado al doctor Gerardo Cañas para que se restablezca pronto el servicio y se provea de una planta alterna que genere energía cuando la línea de interconexión falle, como está sucediendo ahora

Isle, Yeisi y Hanys, estudiantes

IMG_3408

“No vemos televisión, no podemos cargar los celulares y no tenemos como consumir agua fría. Que el presidente nos regale una planta”

Nohora Ramírez, promotora turística

La falta de energía de Capurganà data de años atrás. Exigimos una planta para Capurganà. No podemos depender de terceros.

Estamos exigiendo que se nos reconozca como ciudadanos colombianos residentes en territorio Chocoano. No rogamos, exigimos porque somos de esta región, somos chocoanos, somos parte de este país, debemos ser respetados, como le tienen al resto de Colombia, abandono estatal.

Rogelio Ramos, exconcejal y veedor ciudadano

La actual empresa de energía, ENSELCA, es una entidad no viable para prestar esos servicios y no tiene musculo financiero. Al Ministerio de Minas y Energía se le ha vendido la idea que puede prestar el servicio y no tiene como hacerlo. Tiene una deuda de 1.800 millones de pesos con  funcionarios, proveedores y demandas. Gracias al Ministerio de Energía por el suministro de combustible es que ha sobrevivido. Esta empresa debe ser intervenida antes que colapse

La empresa Jasepca de Capurganà no debiera  de existir. Nos han llevado a un colapso. Ellos le deben 1.500 millones de pesos a Emselca. Los bienes los colocaron a nombre de una cooperativa para que no sean embargados sus bienes.

Necesitamos calidad del servicio sin importar quien lo preste

IMG_3538

Rosa Córdoba, gerente EMSELCA

“La labor social nos obliga a invertir recursos en un activo, como es la línea de interconexión entre Acandì y Capurganà, de propiedad del IPSE.  No podemos dejar sin el fluido eléctrico a la comunidad.

El IPSE no reembolsa los recursos que se invierten en la línea de interconexión y para repararla se firmó un convenio por 240 millones de pesos con el ingeniero eléctrico Jaime Santa Cruz. Esperamos que este fin de semana se restablezca el servicio de manera transitoria mientras se hacen los arreglos definitivos que pueden demorar noventa dias.

Eso no quiere decir que el gobierno desconozca el compromiso de entregarle a Capurganà y a Peñaloza las plantas generadoras, ofrecidas.

Frente al tema de las basuras, estamos trabajando para optimizar la recolección y puesta final de las mismas.

Reconocemos que hay que pensar muy bien en la continuidad de las dos empresas de energía que no son viables de manera conjunta y para tomar cualquier decisión debe ser la comunidad con quien se concerte”.

IMG_3489

Rosley Vergara, gerente de la Junta Administradora de Servicios Públicos de Capurganà, JASEPCA

“El deterioro de la línea es total y estamos, con nuestro esfuerzo y el de la comunidad intentando restablecer el servicio. Las pérdidas son millonarias y el Gobierno Nacional nunca quiso atender nuestros llamados para que realizara el mantenimiento de los 19.5 kilómetros de longitud de la línea que nos interconecta. Desde el pasado 14 de julio estamos a oscuras.

Corregimientos como Sapzurro y la Miel en Panamá, sitios fronterizos de nuestro país están a su suerte

El estado de esta línea que trasporta la energía desde Acandì no es garantía para que tengamos un servicio  confiable. A cualquier momento nos quedamos sin el fluido elèctrico.  El IPSE quien es dueño de la línea debe responder por su mantenimiento o en su defecto entregarla a JASEPCA.

Solo me falta insultar al presidente Santos o a los directivos del IPSE para que doten a Capurganà de una planta generadora.  Los oficios enviados y derechos de petición ya no caben en mi escritorio.  Si esa burocracia del ministerio de minas no funcionara no estaríamos sufriendo este apagón”.

El AfroBogotano conoció mediante comunicado de JASEPCA, que hoy jueves 28 de Julio, 14 días después del apagòn, se firma el convenio entre el IPSE y EMSELCA por la suma de 240 millones de pesos y cuyo objetivo es reparar la línea de interconexión en un tiempo no menor de 90 días.

En estos días de oscuridad ya se encuentra en la zona del daño el ingeniero eléctrico Jaime Santacruz, contratado por EMSELCA, coordinando el traslado de los postes, cableado y definiendo el restablecimiento de manera pronta el servicio en horarios de  7am hasta las 4pm, entre tanto se repare en definitiva el daño que tiene en total oscuridad al corregimiento turístico.