Con las maletas ligeras de equipaje pero cargadas de sueños y metas, lograron avanzar en sus propósitos, y hoy, en su mayoría se han hecho realidad de la mano de sus familiares y amigos, quienes día a día crecen y se convierten en principales aliados de sus iniciativas.

Por Antonio Sánchez/fotoperiodista

El pasado 20 de octubre, en un exclusivo club capitalino, las familias Asprilla Y morales, se dieron cita junto con sus amigos para celebrar las bodas de plata de su matrimonio y a la vez el cumpleaños de la pareja.

El Vallenato, Salsa, Reguetón y la infaltable chirimía amenizaron la gala, considerada como el evento social afro más importante de año.

Los 500 asistentes se convirtieron en personajes a la hora de felicitar a la pareja que no mostraba cansancio ante el recorrido por entre las bien adornadas y glamurosas mesas. En las horas de la mañana, asistieron a la misa en su honor, en la Catedral Primada de Colombia.

El AfroBogotano conoció que hace 50 años, Silveria Lara, madre de Libardo, terminaba trabajo de parto de la mano de la abuela y las demás parteras que le asistían, a orillas del río Atrato en su natal Tagachí-Chocó. Nacía Libardo, el mayor de 15 hermanos. Mientras tanto, en la misma fecha y al otro extremo de Colombia, en San Martín de Loba, al norte del departamento de Bolívar, a orillas del río Magdalena, estaba por nacer Ligia Morales Amaris, la que sería su esposa.

Así fue, como “mandado por Dios”, 18 años después, Libardo y Ligia, llegaron de manera simultánea a Bogotá, El destino y las ansias de mejorar su condición de vida, los unió.

Con las maletas ligeras de equipaje, pero cargadas de sueños y metas, lograron avanzar en sus propósitos y hoy, en su mayoría se han hecho realidad de la mano de sus familiares y amigos, quienes día a día crecen y se convierten en principales aliados de sus Iniciativas.

El sobrio y elegante acto, sirvió de marco para que juntos cumplieran 25 años de matrimonio feliz y el doble de vida juntos, conmemoración que disfrutaron también al lado de sus dos hijos, Libardo y Lusimar, sus “frutos del amor y la solidaridad que durante todos estos años” los han mantenido unidos”

El AfroBogotano felicita a la familia Asprilla Morales, sembrado de sueños en Bogotá, y les comparte esta galería fotográfica de los instantes mas emotivos del encuentro social y cultural.