Desde Tumaco, denuncia que su hijo, un afrocolombiano, se encuentra retenido en la estación de policía del municipio de  Barbosa-Santander, al norte de Colombia y en circunstancias aún sin esclarecer.

En charla con el periódico El AfroBogotano, agrega que la tarde ayer domingo recibió una llamada telefónica de su hijo Alex Rincón Tenorio, en la que le informaba que varios sujetos intentaron secuestrarlo bajo amenazas de muerte en el caso urbano de esta población, distante a más 600 kilómetros de Tumaco, sitio de residencia de doña Ruby Tenorio.

Cuenta la desesperada progenitora que su hijo, quien tiene 28 años, milita en la iglesia pentecostal, trabaja en actividades de construcción y se encuentra en las instalaciones de la policía nacional de Barbosa sin que hasta el momento se le haya definido su situación. A la que pidió le respeten la vida.

Ruby Tenorio , madre de Alexis Rincon/ foto: archivo partìcular

Ruby Tenorio , madre de Alexis Rincon/ foto: archivo partìcular

“Mi hijo no es ningún guerrillero ni paramilitar y solo vive del trabajo de la construcción” relató en su desespero vía telefónica con este periódico. Me lo pueden matar, exclamó”.

Informó  no haber tenido ninguna comunicación con la estación policial.

Sus familiares y colonia Tumaqueña en Bogotá, liderada por Héctor Tello,  han acudido a las autoridades sin respuesta alguna, ante las peligrosas circunstancias en que se encuentra su paisano.

Este medio intentó comunicarse con el Comandante Nacional de la Policía y con su representante en Barbosa, sin éxito alguno.

Lo cierto es que Alex Rincón Tenorio llegó hace 6 meses a esta población Santandereana en busca de trabajo, luego de partir de Chicoràl Tolima y en hechos confusos está siendo tildado de pertenecer a la guerrilla y al paramilitarismo.

Doña Ruby, de 50 años, costurera de profesión en el barrio Tres Cruces  del Puerto Nariñense y madre de cuatro hijos, advierte que su familia es trabajadora y ninguno de sus miembros ha tenido líos judiciales y de otra índole que los descalifiquen socialmente.

Al cierre de esta nota, ella intenta desplazarse hasta Barbosa pero dada su difícil condición económica, lo ve improbable. Dice no tener familiares en esa población que puedan auxiliar a su hijo. A lo que pidió a la Defensoría del Pueblo y demás organismos de seguridad le protegen la integridad de su hijo